10 tips para empezar a hacer ejercicio

10 tips para empezar a hacer ejercicio

Nunca es tarde para empezar a llevar una vida sana. Una de formas más eficaces a parte de un correcta nutrición es el hacer ejercicio. Podemos realizarlo desde nuestra casa en nuestro salón hasta en los gimnasios que pueblan nuestra localidad.

Puede que al principio nos agobie la cantidad de deportes y rutinas que podemos encontrar en internet, pero según nuestra experienciate vamos a dar 10 consejos para que arranques de manera óptima:

  • Elige tu deporte: Por muy de moda que esté el ‘running’ quizás no sea lo tuyo. No te dejes llevar por las modas. Todo dependerá de tu experiencia con el ejercicio físico hasta la fecha. Ten en cuenta cómo está de preparado tu cuerpo para la actividad que te planteas realizar, márcate objetivos realistas en cuanto la base de preparación de la que partes.
  • Prepara el diccionario: TRX, HIT, Crossfit, Zumba… Las nuevas actividades, prácticas indoor o al aire libre, tienen nombres enrevesados que te pueden llevar a equívoco. Tendrás que informarte para encontrar lo que estás buscando.
  • Dosifícate: Quién mucho abarca, poco aprieta, dice el refrán, así que no lo des todo al principio o te quedarás sin nada. Empieza poco a poco y da tiempo a tu cuerpo-mente para que se acostumbre a la nueva rutina. El sobresfuerzo puede ser contraproducente y terminar con tu propósito. ¡Paciencia!
  • Tu combustible: una correcta alimentación. Tu cuerpo va a necesitar una alimentación equilibrada que te proporcione la energía suficiente para la rutina. Junto con el descanso, comprenden el ‘entrenamiento invisible’.
  • Establece una relación formal y duradera: Tu relación con el deporte no puede ser efímera. Cuídala para que dure mucho tiempo, sólo así conseguirás lo que te propones. Ponte metas a corto plazo pero que conformen un objetivo a largo; te ayudará a mantener la ilusión del primer día hasta que asimiles la práctica de ejercicio como una rutina.
  • Integra el deporte en tu vida y no tu vida en el deporte: Evita pasar del sedentarismo a la obsesión (y de ahí a las lesiones frecuentes). Algo tan sencillo como andar o pasear en bici pueden formar parte del plan previsto y servir como complemento perfecto de las actividades más ‘intensas’. ¡No te machaques!
  • Escucha las señales que te manda tu cuerpo: Nuestro cuerpo se comunica con nosotros y hay que aprender a escucharlo y respetar nuestros límites. Tomarse un breve descanso cuando nos sintamos ‘cargados’ puede evitar que pasemos una larga temporada en el dique seco. Además, no hay que olvidarse de las fases del calentamiento o los estiramientos, claves para acomodar el cuerpo a nuestro nuevo estilo de vida.
  • Prepara la mochila: Calzado adecuado, ropa cómoda y transpirable. Son cada vez más las opciones que nos ofrecen las marcas, conscientes de los beneficios que supone la práctica del deporte en todos los aspectos de la vida. Pero que no te timen, no siempre lo mejor es lo más caro, compara y equípate con lo necesario para tu nivel.
  • Acude al fisioterapeuta: Si las molestias comienzan, no dejes que se acumulen. Acude a un fisioterapeuta para evitar lesiones. El cuerpo humano es la máquina más precisa del planeta. Ponte en manos de profesionales para que cuiden tu cuerpo en caso de lesión. Es importante recuperarse correctamente y con el tiempo necesario antes de volver a la dinámica deportiva.
  • No culpes al estrés en tu día a día: Tú eres el protagonista de esta historia. Puedes empezar cuando quieras, pero posponerlo porque «estamos ocupados» no es excusa, tendrás que tomar tú la iniciativa… Cualquier fecha es buena para comenzar con tu nuevo estilo de vida y no ocupa tanto tiempo, así que ¡cuanto antes te pongas, mejor!

Añadir comentario

Tu dirección de email no será pública. Los campos obligatorio están marcados con *